En esta época en la que los combustibles fósiles escasean y que debemos ser más responsables con el cuidado del medio ambiente, la energía solar aparece como una opción que vale la pena considerar debido a los múltiples beneficios que ofrece tanto para el ambiente como para la economía familiar.

México está considerado como uno de los países en donde esta forma de energía es más conveniente ya que tiene un clima y posición geográfica que le facilitan recibir la luz del sol durante la mayor parte del año, además de que ésta tiene la intensidad suficiente para generar una gran cantidad de electricidad.

La ventaja más atractiva de instalar paneles solares es que ofrecen la posibilidad de generar energía de manera independiente a la red eléctrica, logrando así autonomía de los cambios y aumentos de los costos de la energía generados por el aumento en el precio de los combustibles fósiles o cuestiones políticas.

Si bien el costo de la instalación puede parecer elevado, suelen ofrecerse atractivos planes de financiamiento y además los paneles solares requieren muy poco mantenimiento, tienen una vida útil larga, son seguros, no pueden ser dañados o intervenidos con “diablitos” y a largo plazo pueden convertirse en un patrimonio familiar o elevar el valor de una propiedad.

Sumado a todo esto, el Sol es un recurso prácticamente ilimitado y gratuito a diferencia del gas y el petróleo, y aprovechar su energía no implica el uso de combustibles o la generación de emisiones nocivas a la atmósfera que repercutan en la salud y el medio ambiente.