Antes que nada es importante conocer que los paneles solares están conformados por muchas pequeñas celdas solares. Es decir, no es lo mismo un panel y una celda solar, ya que éstas últimas son las unidades que constituyen al panel. Las celdas solares están hechas de una sustancia llamada silicio cristalino o de arseniuro de galio, aunque también pueden estar conformadas por una mezcla de los dos, que son semiconductores. Esto significa que pueden actuar como conductores o como aislantes de electricidad.

Para generar la corriente eléctrica es necesario que las celdas tengan además los elementos fósforo y boro para que así haya una carga positiva y una negativa. Así pues, cada celda solar es un material semiconductor en el que se desplazan los electrones desde la parte negativa (que es la que los contiene) hacia la parte que tiene carga positiva cuando se exponen a la luz del sol, generando así una corriente eléctrica.